Historia y naturaleza

500 años del descubrimiento de Díaz de Solís

Juán Díaz de Solís

Juán Díaz de Solís


Hacia mediados del siglo XVI, Punta del Este era descubierta por la tripulación del navegante Juan Díaz de Solís, ante un encuentro histórico entre la civilización europea y ríoplatense que forjó los cimientos de lo que hoy es una de las ciudades más destacadas de la región. 

Un 2 de febrero de 1515, fecha actual del recambio de turistas, a Juan Díaz de Solís se le ocurrió sorprender con su escuadra las aguas que refrescan la vida de Maldonado”, anunciaba Carlos Páez Vilaró en su libro Cuando se pone el Sol. “Fiel a la vocación de los descubridores, a medida que las quillas de sus tres naves tajeaban el mar, fue bautizando todo lo que sus ojos maravillados coleccionaban. La isla de Lobos pasó a llamarse San Sebastián de Cádiz y nuestro puerto La Candelaria”. La odisea comenzó con un grupo de españoles planificando una expedición secreta al mando del navegante de Diaz de Solís en busca de un pasaje transatlántico. Sin saberlo, este viaje se convertiría en el primer contacto europeo con el Río de la Plata y en el desembarco del explorador en la bahía de Maldonado.  La expedición partió de San Lúcar un 8 de octubre de 1515 con cuatro mil ducados, tres pequeñas carabelas y setenta marineros para atravesar el Pacífico y así llegar el Extremo Oriente. Habiendo alcanzado la costa de Brasil, Díaz de Solís navegó lentamente hacia el sur a la vista de tierras desconocidas, y explorando lo que es hoy la costa de río grande y uruguaya. El español llegó por primera vez a Punta del Este un 2 de febrero de 1516 para tomar posesión de estas tierras en nombre del Rey de España, erigiendo una cruz al son de trompetas y bautizando al lugar bajo el nombre de Puerto de Nuestra Señora de la Candelaria en conmemoración al día de esa virgen. Por ese entonces, Esteban Flores y Juan de Lisboa ya habían navegado con sus carabelas por estas aguas, así como también lo hizo Américo Vespucio. La particularidad de esta vez fue poetizada por Vilaró que con sabias palabras explicó: “Solís en cambio, sería quien en pleno verano de 1516 inauguraría nuestro turismo, cuando al descender del barco sintió a través de las suelas de sus botas, el hervor de la arena de nuestras playas”. Comenzaba el siglo XX y estas tierras ya contaban con 492 habitantes, 111 casas construidas y otras tantasr obras por levantarse. Sus habitantes tenían sueños y proyectos, costumbres y emprendimientos. Eran un pueblo consolidado que finalmente fue reconocido de forma oficial en 1907 cuando se le otorgó el nombre de Punta del Este, atribuido por la denominación geográfica de ser la punta del este de la bahía de Maldonado. Con su reconocimiento, se consagró al Primer Intendente de Maldonado, Juan Gorlero, quien ocupó su cargo entre 1909 y 1913, impulsando el progreso de la ciudad de Punta del Este hacia uno de los puntos turísticos más emblemáticos de la región.


Mirá imágenes relacionadas a la histórica expedición de Díaz de Solís


Obra de Carlos Páez Vilaró de su libro, “Cuando se pone el Sol”
Obra de Carlos Páez Vilaró de su libro, “Cuando se pone el Sol”
La expedición abandonó el puerto de San Lúcar en 1515, hacia la búsqueda de un pasaje entre el Océano Pacífico y el Océano Atlántico.
La expedición abandonó el puerto de San Lúcar en 1515, hacia la búsqueda de un pasaje entre el Océano Pacífico y el Océano Atlántico.
Tras tocar costa americana a la altura del Cabo de San Roque, Brasil, Diaz de Solís navegó hacia el sur explorando las tierras desconocidas de Punta del Este.
Tras tocar costa americana a la altura del Cabo de San Roque, Brasil, Diaz de Solís navegó hacia el sur explorando las tierras desconocidas de Punta del Este.