EmpresarialHoteleríaTurismo y Opinión

AGROLAND, UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Agroland es la materialización de un sueño que Bettina y Alejandro Bulgheroni tuvieron cuando descubrieron Garzón en 1999 y, tal vez por la belleza de la región y las reminiscencias a sus raíces, visualizaron allí una “pequeña Toscana en Uruguay”. De esta manera, y asumiendo los riegos de invertir en torno a producciones nuevas, en lugares sin historia en la materia y con gran proyección a futuro, comenzaron a construir esta empresa de arraigo familiar que hoy cuenta con más de 4.300 hectáreas destinadas a generar productos alimenticios y forestales de máxima calidad y valor agregado.

A 28 kilómetros de José Ignacio, muy cerca de la costa uruguaya, la geografía autóctona de Garzón se integra al paisaje de la región uniendo el mar con las sierras y ofreciendo un inmejorable entorno para las plantaciones que completan la belleza natural del lugar. Las particularidades de una zona tan exquisita resultaron propicias para desarrollar olivares únicos, inspirando el nacimiento de Colinas de Garzón, el aceite de oliva extra virgen que fue su primer producto y en el que combinaron los sabores de una herencia italiana con los aires de esta tierra obteniendo este aceite para los paladares gourmet.

Sobre una superficie de 600 hectáreas (100 de ellas destinadas al proyecto de aceitunas de mesa) se extiende el cultivo de más de 15 variedades de aceituna provenientes de Italia, España, Francia, Israel y Argentina con las que elaboran productos de excelente calidad, cumpliendo las más altas exigencias requeridas por el Consejo Oleícola Internacional (COI). De esta forma, Colinas de Garzón expresa la conexión ideal entre la singularidad del paisaje de Garzón, una historia milenaria y una herencia saludable para las futuras generaciones.

De la mano de Agroland, el desarrollo olivícola en Uruguay tomó impulso a principios de la década del 2000, como una empresa pionera en el crecimiento del cultivo. Hoy se encuentran implantadas más de 10.000 has. de olivos en su mayoría bajo conceptos productivos modernos. De igual modo, la incorporación de tecnología de avanzada en la industria aceitera ha contribuido al crecimiento del sector. Es importante destacar que Uruguay, un país sin una cultura tradicional en este tipo de cultivos, ha logrado en muy pocos años destacarse por la alta calidad de sus aceites.

agroland02
Una cabal muestra de ello son los múltiples reconocimientos recibidos por Agroland, que como corolario han determinado que la Organización Internacional World’s Best Olive Oils ubique a la empresa en el puesto n°15 del ranking 2014-2015 de las 25 mejores compañías elaboradoras de aceite de oliva extra virgen del mundo. Al posicionarse detrás de otros productores de la cuenca del Mediterráneo, la compañía productora de Colinas de Garzón se distingue a escala global como la mejor almazara fuera de Europa, según este ranking confeccionado a partir de los resultados obtenidos en los 19 concursos internacionales más importantes del sector.

Asimismo, el Corte Italiano de Colinas de Garzón ha sido ubicado en el puesto N°40 del Ranking 2014-2015 de los 50 mejores aceites de oliva extra vírgenes del mundo, resultando el único producto del Nuevo Mundo incluido en este ranking. En 2015 Colinas de Garzón obtuvo 35 de las máximas distinciones a escala mundial, siendo por séptimo año consecutivo la línea de aceite de oliva extra virgen uruguaya más premiada a nivel internacional.

Esta es una fiel demostración del compromiso con los más altos estándares en los resultados en torno a este producto, como así también en relación a su olivar, tal como quedó demostrado hace tres años cuando la plantación de Agroland S.A. recibió el premio especial al mejor paisaje olivícola a nivel mundial en el Concurso Internacional Extrascape, celebrado en Italia, en el que se estudia el paisaje bajo sus aspectos estéticos, funcionales, ambientales y económicos, de acuerdo a diferentes criterios como la sostenibilidad, la biodiversidad, el respeto por el medio ambiente y la armonía con su entorno.

agroland03

Entre las ofertas turísticas para enriquecer al visitante, además de entretenerlo y ofrecerle un momento agradable, se incluyen visitas para conocer la historia y el proceso de elaboración de este producto, recorridos en bicicleta, paseos en globo aerostático, picnics entre olivares, atardeceres con música en vivo, la posibilidad de cosechar aceitunas y disfrutar de exquisitas degustaciones guiadas de vinos y aceites de oliva extra virgen acompañados por una selección de quesos y panes de campo, en un entorno privilegiado rodeado de paisajes únicos.

Con el mismo ímpetu y sobre los mismos pilares se embarcaron en el gran desafío de entrar en el mundo del vino creando Bodega Garzón, que hoy ya puede ser considerada la bodega más emblemática de Uruguay.

A 10 km. de los olivares que vieron nacer a Agroland, y hace casi 9 años, Alejandro y Bettina encontraron un nuevo rincón de ensueño, a mayor altura, en las quebradas de Garzón. Con el asesoramiento del enólogo internacional Alberto Antonini, convirtieron las colinas en un complejo entramado de viñedos. El paisaje en torno a la viña ofrece una increíble biodiversidad, incluyendo bosques nativos y palmeras naturales que evocan la belleza natural de los viñedos más emblemáticos del mundo. Su emplazamiento, a sólo 18 km. del Océano Atlántico en similar latitud que otras regiones vitivinícolas de Argentina, Chile, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda y su clima templado favorecen el cultivo de la vid para desarrollar y reflejar en cada vino el auténtico carácter del terruño de Garzón.agroland04

En este sentido, los vinos que honrando su origen, llevan el nombre del pueblo, han sido merecedores de más de medio centenar de premios internacionales en sólo tres años, incluyendo el mejor Tannat del Mundo en 2013, posicionándose así como un ícono de la cepa emblemática del país.

La bodega de más de 19.000 m2, próxima a abrir sus puertas, será la primera bodega sustentable con certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) construida fuera de Estados Unidos, siguiendo las rigurosas exigencias del United States Green Building Council (USGBC) que se componen de un conjunto de normas sobre la utilización de estrategias encaminadas a la sostenibilidad en edificios.

Esta arquitectura de vanguardia, emplazada sobre terrazas naturales y construida hacia el interior de la sierra, tiene un diseño que permite utilizar el sistema de gravedad para la producción y gracias a la eficiencia de sus instalaciones, la bodega utiliza 40 por cierto menos de energía en comparación con otras infraestructuras de su tipo y cubre más del 40 por ciento de sus necesidades energéticas por la generación in-situ de energía eólica y fotovoltaica.

agroland06

Esto se encuentra en total sintonía con el proyecto original de energía eólica de Agroland, desarrollado desde el inicio con el doble propósito de abastecer sus propias necesidades de electricidad y poner los excedentes a disposición del mercado mayorista o a través de acuerdos con la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones Eléctricas (UTE). En este sentido se han instalado aerogeneradores para alcanzar una potencia instalada de 2,95 MW, aprovechando este recurso natural que también sirvió de inspiración para el emprendimiento más reciente: Bodega Brisas.

Respetando y enalteciendo la influencia de la naturaleza sobre los viñedos, las brisas y el perfume procedentes del Atlántico sumaron este nuevo eslabón al gran proyecto familiar para seguir impulsando la magia que caracteriza la personalidad y elegancia de cada uno de los productos, en este caso, de los únicos productores vitivinícolas en la región de Garzón.

agroland13

Adicionalmente, Agroland ha sido pionera también en otros cultivos, como la plantación de almendros que le otorga a la empresa un carácter distintivo a nivel nacional. Las almendras tostadas y saladas son el primer producto de la línea de frutos secos Altos de Garzón que provienen de finca propia donde se controla el proceso completo de producción. Otros productos derivados de las plantaciones de castaños y pecanes completan la línea, proyectando lanzar pecanes caramelizados, castañas en almíbar y marron glacé durante 2016.

Los aceites, los vinos, los frutos secos, las mieles y todos los productos industriales, regionales y artesanales que se desarrollan en este modelo de complejo agroindustrial son muy distinguidos, de alta gama, gourmet, sanos y naturales, que generan un alto grado de satisfacción en los consumidores y representan los valores que pueden encontrarse en el corazón de nuestro país.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ACEITES COLINAS DE GARZÓN

En Agroland, sólo se producen aceites de oliva extra virgen de máxima calidad -uno de los principales pilares para la excelencia del proyecto, cumpliendo las expectativas de todo tipo de consumidores. Las preferencias van desde los aceites suaves, frutados y levemente amargos, ideales para aquellos platos delicados e incluso para usarlo en repostería y postres (donde se reemplaza a otras grasas animales por este “jugo saludable”); hasta los que procuran sobre todas las cosas intensidad y potencia en el sabor, con notas marcadas y presentes, pensando en llevar a otro nivel sus aficiones gastronómicas, para incorporar estos productos en comidas étnicas plenas de carácter, estofados y marinadas de alimentos que son “realzados” con los toques característicos de un aceite de mayor intensidad. Asimismo, algunos consumidores avezados y conscientes de las diferencias entre aceites de alta calidad se sorprenderán con los aceites más frescos y nuevos del mercado, al descubrir el Olio Novo.

Olio Novo es la esencia antiquísima del aceite de oliva extra virgen de máxima calidad y frescura. Este producto enaltece la primicia de cada cosecha, único, fresco, verde, amargo, picante, rico de aromas vegetales, vivo sólo unos pocos meses; un aceite para “bere e mangiare” pronto.

Desde el primer instante consciente de su excelencia. Se revela por primera vez en Toscana, como un regalo de los olivares del Chianti Clásico, perfumado por los aromas de las plantaciones de Dievole, en el corazón de Italia. En Colinas de Garzón, el milagro del aceite nuevo revive con la perfecta fusión de las variedades italianas icónicas: Frantoio, Leccino y Moraiolo, cultivadas en las sierras de suelo pedregoso, maduradas bajo el sol de Garzón y bañadas por la suave brisa de la costa atlántica uruguaya.