Deporte

Argentina – Uruguay: comienza una nueva relación tras el fin de trabas comerciales y eliminación del cepo cambiario

Argentina automatizará la aprobación de la mayor parte de sus licencias de importación facilitando el ingreso de bienes al país sudamericano, un reclamo que hace años mantienen muchos sectores que necesitan insumos provenientes del exterior como de Uruguay.

La medida se conoce a días de la asunción de Mauricio Macri, un político de centro-derechaa, quien ya anunció una serie de medidas reclamadas por el mercado tras ocho años de gobierno de la mandataria saliente de centro-izquierda Cristina Fernández.

“Argentina pasa a tener retención cero para las economías regionales”, dijo Macri ante un grupo de agricultores, anunciando la eliminación de los impuestos a las exportaciones de trigo, maíz y carne vacuna, a la vez que una baja en la tasa que paga la soja, principal cultivo nacional..

El país, uno de los mayores exportadores mundiales de alimentos, aplicaba impuestos -conocidos como “retenciones”- del 23% a los embarques de trigo, del 20% a los de maíz, del 15% a los de carne y del 35% a los de soja.

Así mismo, la administración de Macri cerró este miércoles 16 de diciembre, cuatro años de restricciones a las transacciones cambiarias al liberar y unificar el mercado y terminar con las barreras impuestas para frenar la fuga de divisas.

El tipo de cambio en el mercado oficial, sobrevaluado según consultores financieros, cerró el miércoles en 9,84 pesos por dólar. En el mercado paralelo, creado desde las restricciones del 2011, se cotizó en torno a los 14,55 pesos por dólar, monto por el que analistas consideran que debería girar el precio oficial.

La medida se aplica en una economía que luce estancada o con un bajo crecimiento, y una inflación que las consultoras privadas calcularon en más de 25% para este año y una cifra superior al 35% para 2016 en caso de devaluación.

A pesar de la incertidumbre económica y comercial, Uruguay se encuentra esperanzado y expectante de que los nuevos cambios en el vecino país vuelvan a devolverle aquel turista argentino tan incondicional como en tiempos pasados.

 

 

Fuente: El Observador