Historia y naturaleza

Aves en el este
La pasión por mirar

 

El avistaje de aves es una afición que cuenta con millones de fanáticos en el mundo. Un turismo de alto poder adquisitivo y respetuoso del medio ambiente.

 
En ocasiones, hay maravillas cercanas, propias del paisaje cotidiano, que no observamos porque no sabemos prestarles atención. Mundos que vuelan y planean a nuestro alrededor y que dejamos pasar sin ofrecerles una mirada.Pero esto está cambiando. Cada día más personas en el mundo descubren la belleza que recorre los cielos.

 

Pasérido, gorrión.
Pasérido, gorrión.
Chlorostilbon aureoventris, picaflor verde
Chlorostilbon aureoventris, picaflor verde
Zonotrichia capenesis, chingolo
Zonotrichia capenesis, chingolo

 
El birdwatching (avistaje de aves) se vuelve año tras año más popular y los centros de avistaje reciben con mayores comodidades y lujos a sus visitantes. Esta afición supone dos cosas: alto poder adquisitivo para trasladarse por el mundo y un enorme respeto por el medio ambiente. Desde hace ya varias décadas, crece el turismo de birdwatching, una suerte de subcategoría del ecoturismo.

 

Colaptes melanolaimus, carpintero real.
Colaptes melanolaimus, carpintero real.

 

Egretta thula, garza blanca
Egretta thula, garza blanca
Según una encuesta de la Universidad de Stanford, 69 millones de estadounidenses mayores de 16 años practican con fervor este hobby. En el Reino Unido, otro de los países con más seguidores del mundo junto a Estados Unidos, se organiza en agosto la “British Birdwatching Fair”, una feria que atrae todos los años a la localidad de Rutland a miles de aficionados y profesionales de todo el mundo.

Las mayores variedades de pájaros están en el circuito Montevideo -Chuy- Minas. Este recorrido de más de 800 km. incluye los Bañados del Este, el área acuífera más importante del Uruguay, así como las lagunas de Punta del Este, el Parque Nacional de Santa Teresa y el Parque Nacional Quebrada de los Cuervos. En Uruguay, por el momento, este tipo de turismo se encuentra en un estado incipiente, pero son cada vez más las estancias turísticas que lo están ofreciendo entre sus actividades de tiempo libre.

 

Láridos, gaviotas
Láridos, gaviotas

 
Aunque basta con acercarse un atardecer a la playa para verlas comunicarse con el ambiente, con ese mar que se va encrespando mientras el sol cae, con el viento que las invita al vuelo. Algunos hoteles 5 estrellas ofrecen paquetes de avistaje de aves al mejor estilo inglés. Más especialmente en Carmelo está la Estancia “Tierra Santa Guest Ranch” (www.estanciatierrasanta.com) que organiza programas de avistaje de excelente nivel.

 

Haematopus ostralegus, ostrero común
Haematopus ostralegus, ostrero común

 

.
.
En Punta del Este hay muchas y variadas especies de pájaros que pueden observarse: algunos son propios de la zona, otros llegan para los meses de apareamiento, con la posibilidad de avistar también a los recién nacidos y a los juveniles de la especie. En nuestra ciudad, conviven, entre las más fáciles de distinguir, los buitres de cabeza negra, la gaviota cocinera, el ostrero común, el benteveo, la gallineta chica, la garza silbadora, el tero, el pato barcino, el taguato, la garza blanca, el carpintero real, el chingolo y el picaflor verde.

 

Espátula Rosada
Espátula Rosada

 
Pero estos son sólo algunos de los pájaros que se pueden observar. Sólo se trata de tener paciencia y conocer algunos de los secretos del avistaje. Ver un ave desplegar su belleza es un secreto que se adquiere con el tiempo. Esto se consigue tanto trasladándose a zonas donde la naturaleza es más salvaje como en los sitios más urbanos de Punta del Este. Un balcón o una ventana pueden ser centro de observación de algunas de estas especies: verlas volar es un hecho artístico, verlas planear una lección de sabiduría.

 

Egretta thula, garza blanca
Egretta thula, garza blanca

 
Por supuesto, hay horarios ideales para la actividad; las primeras horas del día y el atardecer son propicios para esta práctica porque son los momentos en que la mayoría de las especies están más activas. Y, por supuesto, la noche para las aves nocturnas. En todos los casos, lo importante es situarse con el viento de frente, para evitar ser delatado por el olor. Y guardar silencio.

 

Pitangus sulfuratus, benteveo.
Pitangus sulfuratus, benteveo.
Vanellus chilensis, tero.
Vanellus chilensis, tero.
Flamencos en La Barra
Flamencos en La Barra