Empresas y Estilo de Vida

Domos geodésicos sustentables

El novedoso eco-barrio del empresario Octavio Acerbo revolucionará la arquitectura uruguaya y supone un salto hacia el futuro en cuanto a residencias sustentables. El nuevo proyecto de un eco-barrio de domos geodésicos en Garzón es la visión de vanguardia de un futuro que está a la vuelta de la esquina.

Formar parte de la vanguardia, tener una visión del futuro que rompe con los esquemas clásicos de pensamiento, imaginar el porvenir es tarea para pocos. No sólo es necesaria una frondosa imaginación, también una voluntad y un convencimiento capaz de resistir cada uno de los embates que trae consigo el día a día, la rutina y lo cotidiano. Octavio es uno de estos visionarios y emprendedores que entienden que el futuro debe empezar a construirse ahora. Y que para hacerlo no se pueden utilizar las herramientas que ya demostraron su poca eficacia. Polifacético empresario, skater, fotógrafo, filmmaker, Octavio ya dio indicios de su creatividad en el campo de la arquitectura con su proyecto “Desarrollos Industriales Sustentables”, en el que utilizó shipping containers (los containers que suelen transportar mercaderías en los barcos de carga) para construir 4 casas de lujo hechas con materiales reciclados. Y ahora va por más: en Garzón, en un territorio casi virgen que todavía conserva cárcavas naturales, ubicado entre los kilómetros 200 y 201 de la ruta 10, Octavio comenzó a dar vida a un nuevo sueño: un eco barrio, Hotel Resort & Spa, construido a partir de domos geodésicos sustentables.

A pocos metros del mar y a 9 kilómetros de Laguna Garzón, este nuevo emprendimiento propone utilizar las tecnologías de vanguardia como los revolucionarios digestores para aprovechar de la manera más eficiente los recursos naturales, así como paneles solares, y recoleccion de agua de lluvia, todo sin dejar de lado la comodidad, el lujo y una estética original que rompe con lo establecido y apunta a un estilo renovador dentro de la arquitectura.

El nuevo eco barrio prioriza la privacidad, la comodidad y el minimalismo junto con un desarrollo que tendrá abastecimiento de energías renovables.

Arquitectura de vanguardia

Octavio está enfocado en su visión vanguardista del barrio de domos en Uruguay, la búsqueda es profunda. Es ver el futuro de la humanidad fuera de los parámetros culturales preestablecidos y ofrecer una salida más cercana y empática con la naturaleza. El nuevo eco barrio prioriza la privacidad, la comodidad y el minimalismo junto con un desarrollo que tendrá abastecimiento de energías renovables, digestores, recolección de aguas pluviales, además de paneles solares e impactantes domos geodésicos pensados para que sus ocupantes interactúen con la innovadora arquitectura tanto como con el paisaje natural. A 8 kilómetros del conocido barrio Las Garzas del empresario Eduardo Costantini, este nuevo eco emprendimiento contará entre 12 a 30 domos -donde no se pagarán expensas-, un Club House -con o sin membresía- un weed Club, donde elaborarán cañamo y aceites naturales, además contará con un spa con pileta con agua de mar climatizada, sauna, hidromasaje y gimnasio.

Un domo de ventajas

El domo geodésico es una de las estructuras más fuertes y versátiles que existen y utiliza al máximo los recursos naturales y la luz solar. Es amigable con el entorno natural y representa una fuerte economía en el sistema de calefacción por su forma semiesférica, donde los flujos de aire son circulares y fáciles de calefaccionar. Además, esta estructura en su interior produce muy pocas variaciones de temperatura en verano y en invierno.

Render de vista interior

Creado por el estadounidense Richard Buckminster Fuller, el domo es una esfera geodésica que establece la forma de un poliedro a partir de un icosaedro o un dodecaedro. Fuller las desarrolló a partir de la década del 40 del siglo pasado y en 1967 la presentó en la cúpula geodésica que albergó la Exposición Universal de Montreal. Más allá de Fuller -que tiene la patente de la idea- ha habido en la historia cúpulas geodésicas anteriores como el Palacio Imperial de China de la Ciudad Prohibida -construido en 1885- y el planetario de los talleres de Carl Zeiss, en la ciudad de Jena, Alemania, conocida como “La maravilla de Jena” y construido en la terraza de los talleres por Walter Bauerfeld en 1922. Desde entonces -y después de Fuller- fueron varios los domos geodésicos que se instalaron en el mundo: desde los hoteles Kakslauttanen -Laponia, Finlandia- y Whitepod -Les Cerniers, Suiza- hasta la base estadounidense Amundsen Scott en la Antártida, el Proyecto Edén, en Cornwall, Inglaterra y el Centro Institucional del Medioambiente en Sayo-Cho, Japón.

El domo geodésico es una de las estructuras más fuertes y versátiles que existen y utiliza al máximo los recursos naturales y la luz solar.

En América del Sur, sin embargo, los proyectos fueron muy pocos, especificamente uno en Chile. Por eso, la visión de Octavio cobra aún más relevancia. Su eco barrio será no sólo sustentable y empático con la naturaleza sino que también ofrecerá una construcción arquitectónica de vanguardia, única en Uruguay. Una visión de un futuro posible, que dañe menos el planeta sin perder lujo y confort. Un futuro que, para Octavio Acerbo, ya está entre nosotros.

Render conceptual de domo