Historia y naturaleza

Formas caprichosas

 

Siempre está presente la nube que se vuelve caballo o dragón o espada. Siempre la roca que muestra el perfil de un indio, de un elefante, de una mujer hermosa. La naturaleza también sabe de arte humano, más allá del arte que expone con su sola presencia.

Por eso, en ocasiones, es bueno retratar estos cuadros realizados por ella, estas esculturas. Como la que logró captar el fotógrafo Julio Sanders: un corazón con sus límites de roca y que contiene todo el cielo. Una hermosa metáfora fotográfica, una manera de explicar con una imagen el amor que sentimos por la naturaleza, lo cerca que estamos de ella todos los días. Ese mismo corazón es el que nosotros ponemos al realizar este anuario. Ese mismo corazón que contiene todo el cielo posible y que muchas veces debe endurecer su contorno con duras piedras, es el que bombea cada día en nuestra revista Punta del Este Internacional. Es que sin ese corazón es difícil realizar cualquier logro.

Y nosotros seguimos aquí homenajeando el arte de la naturaleza. Homenajeando a nuestros lectores. Tratando de hacer cada año, cada número, una revista que sea mejor, que contenga las mejores formas y los mejores contenidos, incluso aquellos que hasta pueden parecer caprichoso.