Empresas y Estilo de Vida

La carrera de Fórmula E coloca a Punta del Este en el foco mundial

Punta del Este se prepara para vivir un acontecimiento histórico. Para encontrar algo similar, hay que remontarse a principios de los años 50, cuando el quíntuple campéon argentino Juan Manuel Fangio y otros astros compitieron cerca de Piriápolis.

Los preparativos para la tercera prueba del Campeonato Mundial de Fórmula E, que se disputará mañana sábado 13, movilizaban ayer en el balneario esteño a centenares de operarios, funcionarios municipales y trabajadores de diez escuderías que ultimaban detalles para poner a punto la competencia.

La prometida presencia del actor Leonardo DiCaprio, propietario de uno de los equipos que competirán, disparaba rumores en todas las esquinas de Punta del Este, aunque no se pudo confirmar su llegada.

Una de las versiones señalaba que el actor estadounidense y los integrantes de su equipo tienen reservados dos apartamentos del último piso de una de las Torres Imperiale, ubicadas frente al circuito. Empero, trascendió en las últimas horas que los mismos integrantes del equipo alquilaron una casa en La Barra. Nadie de la organización pudo confirmarlo.

Espectacular.

El director general de la competición, el español Alejandro Agag, tiene una enorme expectativa tanto por el resultado de la prueba como por su repercusión en todo el mundo.

«Estamos encantados de estar en Punta del Este. Ha sido un tiempo largo de preparación de esta carrera. El circuito está espectacular junto a la playa. Ver esto convertido en una realidad es una gran satisfacción para toda la Fórmula E», indicó Agag.

«Este será un evento muy importante desde el punto de vista del impacto mundial. Es la primera carrera que tenemos en esta zona horaria del campeonato. Esto tiene una importancia muy significativa cuando miramos las audiencias que puede registrar esta carrera si tenemos en cuenta que la de Malasia tuvo un millón y medio de espectadores en los Estados Unidos. Por el horario de esta carrera de Punta del Este, se puede generar una mayor cantidad de espectadores. Incluso más que los televidentes de la prueba de China, que fueron 25 millones de personas», enfatizó.

El balneario respira un clima distinto para esta altura del año mientras en la zona de la playa Brava se vive un ambiente similar al que se registra en la Fórmula 1. Se trata de la mayor prueba en la historia del automovilismo deportivo del país.

Integrantes de los equipos como miembros de la organización transitan a toda hora luciendo sus camisas y acreditaciones entre el cuartel general de la prueba, ubicado en el edificio ex Ancap de Gorlero y el circuito en la playa Brava.

formulae2

Sin reparos.

«Estamos muy contentos con la gente de la competencia. Es otro público. No preguntan precios y compran de todo. Son distintos a los turistas que bajan de los cruceros», explicó Leticia Giménez, propietaria de la legendaria Casa Dante de la avenida Gorlero. Los responsables de la organización alquilaron más de 2.700 noches de alojamiento y una enorme cantidad de elementos de todo tipo, desde insumos para los vehículos hasta los alimentos destinados al consumo de todos los involucrados en la prueba. fórmula e, punta del este, campeonato mundial fórmula E, leonardo di caprio

Apuntes sobre la carrera

Efectivos policiales, militares y bomberos montan un severo dispositivo de seguridad que impide el acceso al interior del circuito y los boxes, donde se observa una febril actividad de mecánicos ensamblando los vehículos.

La prueba de automovilismo será transmitida en vivo por la cadena FOX a un centenar de países. Se estima que la teleaudiencia de esta prueba puede superar los 25 millones de televidentes que se registraron en China.

La prueba automovilística representa unos 100 millones de dólares de inversión. Cada automóvil —son dos para cada carrera— cuesta alrededor de 400.000 euros y las baterías, otros 60.000 de la divisa europea.

Las competiciones de Fórmula E se celebran en un día, con entrenamientos y clasificación. En la hora que aproximadamente dura la carrera, todos los pilotos están obligados a realizar una parada en boxes para cambiar de coche.

Fuente: El País