Mundo

Las visitas de Rockefeller en Punta del Este

David Rockefeller volvió a veranear este año en Punta del Este.
David Rockefeller volvió a veranear este año en Punta del Este.

Entre tantos rincones magníficos en el mundo, el centenario magnate nuevamente ha preferido destinar su descaso en medio del lujo, calma y belleza que reinan en el balneario uruguayo. A sus 100 años, David Rockefeller volvió a escoger Punta del Este para tomarse unos días de vacaciones en este 2016, siendo su segunda visita al balneario en 20 años…

Hace dos décadas, David Rockefeller estuvo en el Club La Terraza del Barrio Parque del Golf, en Punta del Este, cuando se llevó a cabo en marzo de 1994 un encuentro anual del Council of the Americas, organización creada por él mismo que nuclea a multinacionales que invierten en la región.

El empresario estadounidense regresó por segunda vez a Punta del Este en enero de 2015, tras aceptar la invitación de Geoffrey Kent, fundador de Abercrombie & Kent, agencia de viajes dedicada a brindar a sus clientes lujosas ofertas turísticas.

Este año el magnate quiso repetir el destino de sus vacaciones y partió en un vuelo privado directo desde Nueva York. Junto a una extensa comitiva de amigos, familiares y otros varios asistentes, Rockefeller se alojó en el exclusivo predio de la estancia Vik, en la zona de José Ignacio.

La Estancia Vik de José Ignacio, cuyo diseño evoca el estilo colonial español
La Estancia Vik de José Ignacio, cuyo diseño evoca el estilo colonial español

Fue comensal en el distinguido restaurante La Susana de Bahía Vik, o degustó una selección de carnes autóctonas preparadas a las brasas en el restaurante comandado por el chef argentino Francis Mallmann, en Pueblo Garzón. Incluso se lo pudo ver a Rockefeller llegando al restaurante Rex de La Barra, donde probó nada menos que el chivito completo de la casa, acompañado de un vino Chardonnay.

Una muestra de escarabajos africanos en el Muse del Mar de Punta del Este, donde se conservan más de 38.000 ejemplares de insectos.
Una muestra de escarabajos africanos en el Museo del Mar de Punta del Este, donde se conservan más de 38.000 ejemplares de insectos.

También quiso conocer de cerca el Museo del Mar de Punta del Este y su Insectario de más de 38.000 ejemplares. Si bien Rockefeller tiene en Estados Unidos una colección de insectos (legada al museo zoológico de la Universidad de Harvard), el empresario manifestó su sorpresa ante aquella “estupenda colección del museo, mucho más grande que la mía”.

El director del museo, Pablo Etchegaray, y su hermano Alfredo, hicieron de anfitriones del empresario. Un colaborador de Rockefeller dijo a Echegaray que, en realidad, “tiene el doble de piezas: unos 100 mil escarabajos”. Al finalizar su recorrido, el magnate firmó el libro de visitas: “David Rockefeller, with much admiration to this beautiful collection“.

En una entrevista de 2002 con The New York Times, Rockefeller se refirió a su pasión por la naturaleza y particularmente hacia los insectos. De jovencito, “yo era capaz de pasar dos veranos en una estación de estudio de insectos en Tuxedo Park, recogiéndolos y estudiando sus hábitos. Uno de los experimentos que hicimos fue tratar de determinar si las abejas tenían memoria”. Sólo de escarabajos, “probablemente he recogido alrededor de 150.000 ejemplares de alrededor de 10.000 especies e incluso descubierto alguna”.

Nieto del legendario co-fundador de Standard Oil y multimillonario empresario, John Davison Rockefeller, Sr., David Rockefeller nació un 12 de junio de 1915 en Nueva York. Durante el pasado 2015, cumplió 100 años de vida.


Mirá galería de fotos de Kykuit, mansión donde vivieron cuatro generaciones de la familia Rockefeller

Mirá galería de fotos de Hudson Pines, casa de vacaciones de David Rockefeller