Pese a haberse encontrado cianobacerias en Punta del Este y otros puntos de Maldonado, todas las playas se encuentran habilitadas para baños… Foto: Correo Punta del Este

En algunas playas de Punta del Este sus azuladas aguas se vieron teñidas de un intenso color verdoso, sorprendiendo tal vez a los transeúntes que ignoraban de qué se trataba. Finalmente, se constató la presencia de cianobacterias en tres áreas costeras del departamento, aunque la Intendencia de Maldonado advierte que no existe ningún peligro para la salud de los bañistas, quienes pueden seguir disfrutando como siempre de las hermosas playas de la península esteña…

Los muestreos efectuados la pasada semana en la Playa Mansa de Punta del Este “dieron todos negativos”, afirmó Betty Molina, directora de Medio Ambiente de la comuna fernandina. Restan ahora los resultados de la zona oeste, en Solís y Piriápolis, donde aparecieron manchas en algunos puntos, “aunque no fue extendido en toda la costa”. También se encontraron cianobacterias en las paradas 28 y 30 de Pinares, pero “no aparecieron siquiera como manchas”.

Desde sus ancestrales orígenes, las cianobacterias se han extendido en variados ecosistemas: acuáticos, semi-acuáticos y terrestres. Son organismos unicelulares que crecen planctónicamente, es decir dispersos en el agua, o sobre superficies de cuerpos de agua y superficies terrestres húmedas. En Uruguay las floraciones de cianobacterias son un fenómeno corriente, que se ha observado tanto en ríos como estuarios, lagos y lagunas.

Cianobacterias en el lago Okeechobee, Florida. Foto: diariocorreo.pe
Cianobacterias en el lago Okeechobee, Florida. Foto: diariocorreo.pe

Luego de encontrarse cianobacterias en Piriápolis, Solís y en un sector de la bahía de Maldonado, actualmente la Intendencia realiza monitoreos en distintos puntos costeros todos los días. De acuerdo a los niveles constatados, “no hay ningún tipo de riesgo para la salud”, remarcó Molina y enfatizó que todas las playas del departamento se encuentran habilitadas para baños.

“Para que la población entienda, el agua se tiene que ver verde brillante, para que uno no pueda bañarse. No se dio esto en ninguna de las playas del departamento. Cuando aparece una mancha, puede estar aislada”, explicó Molina e indicó que ninguna playa de Punta del Este ni del departamento debió ser inhabilitada. “La gente se puede bañar. No hay ningún riesgo, aún en los lugares donde se detectaron las cianobacterias. Lo que le pedimos a la gente es que no se meta a la mancha. Y si llegan a tocar la mancha y les queda pegada, simplemente hay que lavarse con agua”, sugirió.

Las cianobacterias existen sobre la Tierra desde el Precámbrico, hace miles de millones de años. Su presencia ha sido objeto de múltiples estudios e investigaciones, resaltándose no sólo los problemas y riesgos asociados a las cianobacterias, especialmente por su toxicidad en seres humanos y animales, sino que también se han destacado sus cualidades ecológicas.

Se creé que el primer oxígeno llegó a los océanos primitivos y luego a la atmósfera, librados a través de la fotosíntesis realizada por cianobacterias. Tienen, por ejemplo, propiedades benéficas para la agricultura, siendo la incorporación de cianobacterias una antigua práctica agrícola del sudeste de Asia. La utilización de las cianobacterias como organismos fijadores de nitrógeno ha sido una alternativa de biofertilizante muy utilizada en el cultivo de arroz, documentándose en Egipto incrementos de hasta 30% en el rendimiento. De hecho, gracias a su capacidad para aportar nitrógeno, estos organismos han demostrado su eficacia para reducir la necesidad de fertilización en cultivos como el arrozal en Uruguay.

IMG-20170211-WA0015
Las cianobacterias también pueden verse en la costa de Río Negro, en las aguas de los lagos de El Palmar, sobre ruta nacional Nro. 3, en la zona de los departamentos de Flores, Soriano y Río Negro.

Dependiendo de su contenido de pigmentos, pueden aparecer como manchas verdes o verde azuladas y en ciertas especies incluso como colonias de color rojo borgoña, o tornarse por momentos de púrpura, enturbiando y coloreando con extraños tonos las costas de todo el mundo.

En ocasiones, tal como indica el manual de la UNESCO ‘Cianobacterias Planctónicas del Uruguay’, “pueden ser evidentes a simple vista por la coloración generalmente verde y la turbidez que le confieren al agua, o por la presencia de acumulaciones o franjas densas superficiales…Si bien la frecuencia e intensidad de las floraciones han aumentado en el mundo a consecuencia de las actividades humanas y el cambio climático, el fenómeno no es nuevo. Existen registros de floraciones en lagos de Europa central (ej.: lago Zürich) desde hace varios siglos. Las floraciones de Planktothrix rubescens (el “alga sangrienta”) dan un color rojizo al agua, lo que originó el mito del lugar que refería a la sangre de los soldados caídos en el lago en la batalla de Burgundy en el siglo XV (Walsby et al. 2006)”.

Fuente: Correo Punta del Este y Manual UNESCO ‘Cianobacterias Planctónicas del Uruguay’