Turismo

Planta desalinizadora para Punta del Este

La planta desalinizadora de agua de mar prevé instalarse en la zona de Punta Piedras del Chileno, Maldonado.

El intendente de Maldonado, ingeniero Enrique Antía, presentó meses atrás ante el Poder Ejecutivo un proyecto de instalación de una planta desalinizadora de agua de mar en Maldonado, con el propósito de construir una “solución a futuro” y brindar una prometedora vía de acceso a una fuente inagotable para obtener agua potable…

Si bien el Poder Ejecutivo aún no dio respuesta al proyecto presentado meses atrás para estudiar la viabilidad de instalación de una planta desalinizadora de agua de mar en Maldonado, el intendente Enrique Antía confía en que habrá una resolución favorable.

El intendente de Maldonado afirmó que una planta desalinizadora de agua de mar es un camino que genera certezas y daría una solución a una problemática que tiene el departamento. Además, destacó que complementaría a la planta de Laguna del Sauce. Para el jerarca municipal, se trata de una apuesta hacia una “solución a futuro”, aunque no depende de la Intendencia de Maldonado, sino de una decisión a nivel nacional. Por ello, el proyecto fue elevado en su momento al presidente de la República.

El intendente de Maldonado, Ing. Enrique Antía, confía en que el Poder Ejecutivo aprobará el proyecto de instalación de una planta desalinizadora de agua de mar en el departamento.
El intendente de Maldonado, Ing. Enrique Antía, confía en que el Poder Ejecutivo aprobará el proyecto de instalación de una planta desalinizadora de agua de mar en el departamento.
Empresa israelí llevará adelante el proyecto de instalar una planta desalinizadora en Maldonado

La propuesta consiste en una inversión público-privada que contaría con financiamiento, para el desarrollo de una planta desalinizadora a la altura de Punta Piedras del Chileno, donde años atrás OSE dejó en desuso una planta de tratamiento de aguas residuales.

Antía sostuvo que una planta de este tipo sería una vía de acceso a una fuente inagotable para conseguir agua potable en Maldonado, un departamento en constante crecimiento, además de servir como una buena experiencia que puede ser replicada en otros departamentos costeros.

En estos momentos, la empresa israelí interesada en este proyecto se encuentra construyendo una planta similar en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos. Dichos técnicos son los mismos que asesoraron al jefe comunal de Maldonado.

El intendente indicó que la gestión de la UGD-OSE Maldonado genera un superávit anual de más de US$ 10 millones y que parte de ese dinero podría ser volcado en la moderna planta desalinizadora, la cual demandaría un tiempo de construcción de un año y medio.

Cabe recordar que en agosto de 2015, el especialista en investigación sobre aguas y director del instituto israelí Zuckerberg, Dr. Eilon M. Adar, visitó Uruguay, recorrió la Laguna del Sauce, sus afluentes, La Capuera, la planta de OSE y otras zonas de interés en el entorno de la principal fuente de agua dulce de Maldonado y brindó también una conferencia en Punta del Este.

Planta desalinizadora de Sorek, Israel

Adar aseguró que, según su experiencia, es posible recuperar la calidad del agua de la Laguna del Sauce y exhortó a buscar alternativas, como ser la obtención de agua subterránea o la desalinización del agua del Río de la Plata, entre otras opciones que permitan mitigar situaciones de emergencia.

Visita en diciembre de 2016 del canciller Rodolfo Nin Novoa en Israel, recorriendo la mayor planta desalinizadora del mundo, Sorek, en Israel.
Visita en diciembre de 2016 del canciller Rodolfo Nin Novoa en Israel, recorriendo la mayor planta desalinizadora del mundo, Sorek.

Israel es un país de avanzada en el aprovechamiento de agua salada para abastecer sus necesidades de agua potable. De hecho, desde octubre de 2013 tiene en funcionamiento la planta desalinizadora de Sorek, donde se produce agua de alta calidad a bajo costo. Es la planta desalinizadora de agua de mar por ósmosis inversa (SWRO) más grande del mundo, con una capacidad para producir 624 000 m³/día de agua potable, de los cuales 540 000 m³/día se suministran actualmente al sistema de distribución de agua de Israel.

La obra demandó una inversión de US$ 400 millones y supuso un punto de referencia en cuanto a capacidad de desalinización y costo de agua, dado que implicó un ahorro sustancial para el mercado de agua local, aliviando al mismo tiempo el problema de la escasez en el país.

Dicha planta israelí se encuentra al Sur de Tel Aviv y emplea una moderna tecnología de desalinización por membrana vertical, la cual reduce los costos de inversión al disminuir la cantidad de recipientes a presión, colectores, equipos de control e instrumentación.