Real Estate

Real Estate en Estados Unidos – La manera más sencilla y segura de comprar

El reconocido broker argentino que trabaja para Miami Life Realty analiza las facilidades y los pro y los contra de adquirir una propiedad en los Estados Unidos y cuenta con precisión los pasos a seguir para realizar una operación inmobiliaria.

Por Jorge Kupferman

Una inversión inmobiliaria en los Estados Unidos siempre supone una buena opción para preservar valores constantes del dinero y lograr ganancias a corto, mediano y largo plazo. En todo caso, el nivel de ganancias y su celeridad dependerán de la inversión elegida.

 

Hoy las mejores plazas son Detroit -desde 50 mil dólares-, Baltimore, Filadelfia y Miami, en los tres últimos casos desde 100 mil dólares. En estos momentos, las mejores opciones son Baltimore y Filadelfia porque ofrecen una rentabilidad de entre un 10 y un 13 por ciento con dos años de renta asegurada, lo que evita problemas si el inquilino no abona su alquiler. Pero tanto Detroit como Miami son también grandes y seguras inversiones.

Para los extranjeros es relativamente sencillo obtener un préstamo en los Estados Unidos para comprar una propiedad. Y se puede pedir hasta el 65 por ciento del valor de la misma con una tasa aproximada del 5 por ciento. Los requisitos son cartas de referencia bancaria y de ingresos, el contrato de compra-venta y abrir una cuenta en un banco estadounidense porque la cuota se deducirá en forma directa de dicha cuenta.

Se trata de préstamos para adquirir propiedades de más de 250 mil dólares. Para propiedades de menor valor, hay que acudir a préstamos privados que tienen una tasa de alrededor del 10 por ciento. Pero para cualquiera de estas inversiones hay que estar muy bien asesorado, sobre todo en temas impositivos porque hay que tener en cuenta cuatro impuestos: a la herencia, a las ganancias, a los dividendos y el impuesto de retención a los extranjeros.

Miami, la meca

Hoy es muy fácil adquirir una propiedad en Miami. Se puede comprar a través de un e-mail. No hace falta estar presente ni firmar absolutamente nada. Por supuesto, aquel que quiera ver la propiedad, firmar en forma física y asistir a la operación, puede hacerlo. Pero no es un requisito.

El sistema es 100 por ciento seguro. Se trata de una serie de pasos muy sencillos. Después de elegir la propiedad, el cliente recibe un contrato por e-mail. El cliente con un sólo click lo firma electrónicamente. Con el contrato firmado, hay que depositar 5.000 dólares que los mantiene en caución el abogado, quien a su vez es el escribano de la operación.

Al vendedor no se le da un porcentaje por adelantado, como suele ocurrir en América Latina. Hecho esto, se inspecciona la propiedad: nosotros enviamos un inspector que toma nota de todas las características del inmueble, señala los inconvenientes que hubiera y saca fotos. Luego del período de inspección, se confirma o se cancela la operación. Si se cancela, el comprador recibe nuevamente los 5.000 dólares sin perder ni un centavo.

De confirmarse, el abogado demora unos 30 días en tener listos todos los papeles de la operación. Entonces, el comprador deposita el resto del dinero y la operación se concreta. Recién en ese momento se libera el dinero para cada uno de los agentes que intervinieron en la transacción y el comprador recibe la escritura de su nueva propiedad.

Nunca antes ha sido tan sencillo y seguro comprar propiedades en los Estados Unidos.