El presidente uruguayo Tabaré Vázquez recibió el pasado mediodía del 7 de enero al recientemente electo en Argentina Mauricio Macri, en un espléndido predio sobre el río San Juan en el departamento de Colonia. Fue un encuentro con “agenda abierta”, un almuerzo en la residencia presidencial de descanso enclavada en un parque de 1369 hectáreas donadas en su testamento por el aristócrata argentino Aarón de Anchorena, en 1965.

Para el gobierno argentino, la actividad tuvo como objetivo afianzar la relación entre los dos mandatarios y dar una vuelta de página a la relación conflictiva de la última década. Macri fue acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la canciller Susana Malcorra; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; y el embajador Montenegro.

La idea es empezar a trabajar en conjunto distintas cuestiones sobre comercio exterior y las relaciones con las pasteras, entre otras temáticas como la resolución 1108. Esta última disposición prohíbe el trasbordo de mercaderías argentinas en el puerto de Montevido, y uno de los gestos que llevó a Macri al almuerzo es la predisposición para reverla, según adelantó uno de los funcionarios que participaron en el almuerzo.

 

En la Casa Rosada remarcaron que este fue el primer viaje oficial de Macri como presidente para visitar a otro mandatario, y que a Tabaré Vázquez será la cuarta vez que lo vio en poco tiempo (ya se encontraron en Chile con Michelle Bachelet, luego en la asunción del argentino y en la Cumbre del Mercosur). También recordaron que el debut fuera del país de Macri como jefe de Gobierno, en 2007, había sido en Montevideo.

Del lado uruguayo, también tiraron flores en la previa a modo de bienvenida: el ministro de Economía, Danilo Astori, elogió las medidas económicas de Macri: “Me gustaron mucho, creo que son buenas para Uruguay y ojalá sean también buenas para Argentina”, aseguró en la cena empresarial del Conrad de Punta del Este el pasado 5 de enero, en referencia a la eliminación del cepo cambiario y de las declaraciones juradas anticipadas de importaciones.

Entre los objetivos de avanzar en las problemáticas visualizadas aparecen las trabas al comercio exterior, la revisión de los estudios ambientales por la ex Botnia y el dragado de canales en los ríos Uruguay y Río de la Plata.

Fuente: Clarín