Turismo y Opinión

Vogue elige a José Ignacio por sus exclusivos encantos

Pueblo de pescadores y refugio ideal para quienes buscan un respiro, José Ignacio sigue cautivando a extranjeros de todo el mundo. Una nota de Vogue, escrita por Laura Neilson, propone algunas sugerencias orientadas a descubrir algunos de los encantos más exclusivos que se esconden en este precioso balneario, ubicado a 40  kilómetros de Punta del Este.…

Aunque no ostente la gran popularidad de otros balnearios cercanos, en el último tiempo José Ignacio ha aparecido en las páginas de medios internacionales como The New York Times, The Huffington Post o de la revista de viajes Condé Nast Travellerx.

Bajo el título “Playas secretas e islas privadas: Una guía para ir a José Ignacio, Uruguay”, la web de la reconocida revista de moda estadounidense Vogue, también ha dedicado unas líneas en torno a este destino costero de bellas playas e imponentes puestas de sol…

A partir de noviembre y hasta marzo, “José Ignacio se transforma de un pueblo de pescadores, a un paraíso para los surfistas y personas del jet-set internacional, intercambiando sus inviernos por la temporada de verano de América del Sur”, dice la nota de Vogue publicada a inicios de este 2016.

Si bien durante los meses estivales se vuelve una escena animada a nivel social y turístico, no deja de ser un lugar especial “para aquellos que buscan un respiro suave y sereno del estrés de la vida urbana, siendo incluso posible disfrutar del balneario manteniendo un perfil bajo”.

Con menos de 300 habitantes, José Ignacio conforma una pequeña península, bañada por las esplendorosas aguas del océano Atlántico. En su territorio se extienden playas grandes y solitarias, entornos de encantadoras chacras y cerca, a escasos minutos, puede contemplarse el área natural de la Laguna Garzón.


Mirá también:
José Ignacio

Bahía Vik

Playa Brava es conocida por sus enormes olas y sus condiciones ideales para practicar surf, siendo un destino popular para los bañistas. A sólo cinco minutos a pie, al otro lado de la península, está la Playa Mansa, menos estridente y el mejor lugar para las vistas del atardecer. Los visitantes que buscan el anonimato y una experiencia de hotel más íntimo, lejos del mundanal ruido, encontrarán refugio en Bahía Vik”.

Con privilegiadas vistas a la Playa Mansa, Bahía Vik dispone de una casa principal y 11 bungalows privados de diseños únicos. Se trata de un ambicioso proyecto que busca romper con el molde tradicional de hotel, a través de una auténtica y novedosa experiencia de hospedaje.

la susana

Cerca del atardecer, la mayoría de las personas acuden al restaurante del hotel, La Susana… donde locales y visitantes se reúnen a disfrutar de ceviche fresco y espectaculares vistas”, señala Vogue en relación a este restaurante, distinguido por Condé Nast Travellerx en su lista de los mejores paradores de playa del mundo.

Por más información: Sitio web de Bahía Vik 


Mirá también:
Estancia Vik

The Shack Yoga

“…solicite una cita para un masaje Shiatsu o quizá un tratamiento de Reiki…”.

The Shack Yoga es un espacio que busca ayudar a despertar la conciencia, por medio de la práctica de yoga y la meditación, o a través de masajes terapéuticos.

Además de estar en José Ignacio durante la temporada, The Shack Yoga también se encuentra en Bridgehampton, NY, abierto desde mayo a setiembre.

Por más información: Sitio web de The Shack Yoga

El Mostrador de Santa Teresita

Deliciosas ensaladas de temporada y especialidades de marisco…”.

Restaurante de comida saludable y una suerte de rotisería gourmet, El Mostrador Santa Teresita es una versión renovada del restorán más antiguo de José Ignacio, cerrado hace ya 20 años. En su cocina, se encuentra el conocido chef argentino, Fernando Trocca. Se trata de un lugar magnífico para almuerzos y meriendas, tanto para llevar a casa como para comer en el mostrador…

Por más información: Sitio web de Fernando Trocca

 Parador La Caracola

El transporte consiste en tomar un barco privado, proporcionado por sus anfitriones. Una vez que has llegado, relájese con una copa de sangría de vino blanco y una fantástica variedad de tapas, ensaladas y pescado a la parrilla, disfrutando la sensación de que estás a miles de millas de la civilización…”.

La Caracola

Situado en una isla pequeña y alejada, visitar La Caracola es una de las experiencias más exclusivas de José Ignacio, parador al que se accede luego de previa reserva.

Por más información: Sitio web de La Caracola

Namm

Comúnmente conocida como la “casa del árbol”, este restaurante de influencia asiática sirve sashimi y sushi fresco, junto con las carnes uruguayas tradicionales y platos de marisco. Está escondido en un bosque a las afueras de la ciudad y, a menos que hayas estado allí antes, no se sorprenda si se pierde tratando de localizarlo”.

Namm

Ubicado dentro de los bosques de José Ignacio, se encuentra entre acacias, pinos, velas y fogones.  A cargo de Roberto Behrens y Juan Pablo Clerici, dueños de los restaurantes Café Misterio y Patria, Namm ofrece variedades de la cocina japonesa y platos tradicionales, en un sitio que parece un verdadero refugio. Abre en temporada alta y sólo por la noche. 

Por más información: Facebook de Namm

Marismo

En Marismo podrás cenar al aire libre en el sentido más literal: no hay nada más que la luna y las estrellas por encima y la arena bajo los pies. Chefs cocinan carnes, mariscos o verduras, en las parrillas de leña al estilo de un asado tradicional sudamericano, mientras que los huéspedes serpentean entre las mesas y las hogueras dispersas”.

Marismo

Restaurante localizado en un entorno agreste, Marismo brinda una diversidad de productos locales y frescos, salidos del campo o del mar, especialmente preparados en sus hornos de leña.

Por más información: Sitio web de Marismo

Paseo a caballo por Estancia Vik

Puesta de sol en las inmediaciones de Estancia Vik

A sólo 10 minutos en coche hacia el interior, trasladarse desde la playa hasta una magnífica casa de rancho rodeada de campos y montañas, con gauchos que esperan en el establo para llevarlo a dar un paseo…”.

Infraestructura de lujo y estancia de descanso, este innovador hotel posee habitaciones diseñadas y ambientadas por 12 artistas. En sus mil 500 hectáreas pueden realizarse clínicas de polo, jugar al tenis, hacer mountain bike, o kayak y canoa por la laguna, así como también apreciar maravillosos paisajes durante cabalgatas en caballos criollos…

Por más información: Sitio web de Estancia Vik


Mirá también:
Estancia VIK – Galería de Arte