EmpresarialReal Estate

Muerte y resurrección del Hotel San Rafael – Memorias del futuro

La necesidad de dar vida a un proyecto de enorme envergadura hizo que el viejo hotel San Rafael deba ser demolido. Sin embargo, pronto resurgirá un nuevo San Rafael, idéntico al original pero con una estructura del siglo XXI, apto para incorporarse a el futuro complejo Cipriani Ocean Resort & Club Residences. La demolición finalizará en julio y la obra de reconstrucción en agosto. Y la venta de los primeros inmuebles será entre septiembre y octubre de este año.

En la mitología griega, el fénix es un ave que alcanza una larga vida y, cuando muere, desde las cenizas vuelve a nacer. Pero para resucitar primero debe incinerarse. Asociado con el sol, un fénix obtiene su nueva vida al surgir de las cenizas. Esto es: las cenizas son imprescindibles.

El hotel San Rafael estaba en un estado de abandono profundo cuando el año pasado el grupo Cipriani, encabezado por el empresario italiano Giuseppe Cipriani, compró el predio para realizar su mega emprendimiento, el Cipriani Ocean Resort & Club Residences. La fachada estaba carcomida por el tiempo, algunos techos ya había cedido y el estado general de la estructura era insostenible. Por eso, el fénix esteño debía consumirse, hacerse cenizas y desde ellas renacer.

Giuseppe Cipriani

Si bien son fuertes las imágenes del viejo y entrañable hotel San Rafael en estado de demolición, ése era el único camino que podía transitarse. Llevarlo a escombros para volver a hacerlo, exacto pero con una estructura nueva que lo haga vivir por muchos años más.

Primero se demolió la parte trasera del hotel que era la más deteriorada, luego se seguirá con el cuerpo principal. Cuando haya caído aquello que era irrecuperable, se construirá en el lugar un nuevo San Rafael, réplica exacta del original, con toda la pompa y extravagancia de su estilo Tudor. Era imposible pensar que la vieja estructura soportaría acoplarse a los nuevos tres edificios de alta gama que lo acompañarán en el complejo del Cipriani Ocean.

 

«Esta etapa comienza con la demolición y luego seguirá con la reconstrucción del Hotel San Rafael, que es una de las partes que más me gusta del proyecto y creo que les gustará a todos cuando esté terminado», aseguró Giuseppe Cipriani .

Como lo ví, te lo muestro… La demolición del ex hotel San Rafael en minuto y medio.

Posted by Ricardo Figueredo Freire on Sunday, June 2, 2019

 

La demolición finalizará en julio y la reconstrucción comenzará en el mes de agosto. «Es la más grande demolición que se hizo hasta el presente en Punta del Este. En un principio evaluamos emplear explosivos. Sucede que el terreno tiene mucha agua. Una explosión podría haber provocado algún tipo de daño a los vecinos. Por eso nos inclinamos por el actual sistema», explicó Cipriani.

Entre las primeras construcciones estará la réplica del hotel San Rafael original y el casino. Y entre septiembre y octubre comenzará la venta de los unidades del complejo que serán apartamentos con servicio de hotel. “Vamos a salir a venderlas en el exterior. En los Estados Unidos acordamos su venta a través de los mejores brookers. Lo mismo en el resto del mundo. Tenemos una relación muy buena con Douglas Elliman, un poderoso empresario del real estate de los Estados Unidos. Él lo ofrecerá a sus clientes”, aseguró. La nuevas unidades de alta gama saldrán a la venta en 6.000 dólares el metro cuadrado. «Son departamentos con enormes terrazas, con el mejor servicio y con la hermosa vista de la playa Brava. Tienen vista al amanecer y al atardecer. Son únicos. En el verano pasado atendimos un promedio de ochenta personas por día. Todas ellas interesadas en el proyecto», dijo Cipriani.

 

Estos primeros inmuebles son peculiares: por un lado, son departamentos privados pero, por el otro, mantendrán una relación directa con el hotel y con sus servicios de alta gama. «La venta de los apartamentos de arriba comenzará en pocos meses. Lo que pusimos a la venta es un producto inusual para el mercado uruguayo. No hay algo similar. Es propiedad horizontal con servicios de hotelería de muy alto nivel que, además, también pueden ser alquilados. Es un producto que debe ser entendido pero que tiene mucho éxito”, afirmó.

Temas Relacionados:

Grupo Cipriani y Hotel San Rafael – Los íconos no mueren

Cuestiones estructurales

El Hotel San Rafael original fue inaugurado el 11 de diciembre de 1948, en la rambla Lorenzo Batlle Pacheco, a la altura de la parada 11 de la playa Brava. Su construcción, el cuerpo central del hotel, demandó tres años y fue diseñado por el arquitecto Octavio de los Campos, quien se había inspirado en los palacios europeos para lograr su estilo único, de postal.

Por sus habitaciones y salones paseó todo el glamour y el jet set internacional durante las décadas del 50, ,60 y 70. Pero el tiempo es un dios cruel y, poco a poco, el San Rafael fue perdiendo brío, hasta convertirse en una estructura enorme y sin mantenimiento que ya no podía sostenerse como negocio rentable.

Temas Relacionados:

Hotel San Rafael – La resurrección de un mito

Finalmente, el año pasado el predio se vendió en unos 40 millones de dólares -la cifra es estimada- al grupo Cipriani. La demolición -en un principio se pensó en restaurarlo pero era una opción ineficaz- era imprescindible para su resurgimiento. Entre otros detalles básicos, hay que tomar en cuenta la necesidad de la nueva obra de poseer cocheras subterráneas. Sin un buen servicio de parking, la obra se volvería inviable. Y para construir esas muchas cocheras había que cavar porque el San Rafael original no poseía estos servicios propios de estos tiempos y no de la época en que fue concebido y construido.

«Con un proyecto de este tamaño se necesitaban excavar dos subsuelos que hoy no existen sobre toda la manzana. Allí irán los estacionamientos y parte de la infraestructura fundamental del proyecto completo. Si no se hace esto, no es factible el proyecto y sería un desastre para el área. Creo que teniendo todo esto se va a mejorar toda el área y los vecinos se darán cuenta de que vamos a tener un barrio de San Rafael mejor que el de antes», dijo Cipriani manejándose con una lógica empresaria impecable.

La nueva obra

La demolición, por supuesto, trajo voces en contra. Pero fueron judicialmente desestimadas. De otro modo, el nuevo San Rafael nunca se podría construir. Hay que tener en cuenta que el nuevo proyecto, del prestigioso arquitecto uruguayo Rafael Viñoly, prevé viviendas de primer nivel, un casino, un teatro, fuentes, un spa, un centro de convenciones, un mirador y un túnel subterráneo para llegar directo a la playa, además de las tres torres y la copia exacta del hotel San Rafael.

«Era un punto básico del acuerdo con la intendencia el reconstruir el San Rafael como era antes. Por eso, será con los mismos ladrillos que estaban antes y va a quedar un poquito mejor porque, al que se está demoliendo le faltaba una parte del lado derecho que no se había podido hacer en ese momento por falta de hierro en la época de la posguerra. Nosotros lo vamos a terminar con ese ala que estaba pensada en el diseño original», aseguró Cipriani.

Cipriani y el Intendente de Maldonado, Ing. Enrique Antía.

La nueva obra será por pasos. El proyecto completo supone una inversión de 450 millones de dólares. En su primera etapa contempla el nuevo San Rafael con 70 habitaciones de hotel y 75 departamentos privados, además del casino. «Si la licencia para operar el casino privado sale en julio o agosto, se podrá empezar de inmediato con la construcción. La obra completa terminaría en la temporada 2021», dijo y agregó: «Para la licencia, se necesita una licitación pública, de acuerdo a lo que establece la ley de iniciativa privada. En junio, por lo que tengo entendido, el gobierno llamará a licitación. Si nadie se presenta en un plazo de treinta días, entonces nos concederían la licencia».

La primera semana de junio, el presidente de la República de Uruguay, Tabaré Vázquez aceptó la iniciativa presentada por el grupo Cipriani para construir el casino dentro del nuevo San Rafael. Según esta resolución, el Cipriani Ocean Resort and Club Residences contempla la construcción de «un nuevo Hotel San Rafael, casino, locales comerciales, centro de convenciones, teatro, spa y amenities, dos subsuelos de garajes subterráneos y residencias con destino vivienda».

La decisión fue tomada después del análisis técnico realizado por los Ministerios de Economía y Finanzas y de Turismo. En ambos casos, los informes fueron favorables. Por eso, partir de este momento, se llamará a licitación pública para la realización del casino. En esta instancia, quien presentó la iniciativa -es decir, el grupo Cipriani- cuenta con una ventaja competitiva frente al resto.

Con este paso en vías de concluirse, el año que viene se pondrán en venta 90.000 metros cuadrados de residencias adicionales. la superficie total de construcción está prevista en unos 183.000 metros cuadrados que incluirán un centro de convenciones, paseo de compras con marcas de alta gama y restaurantes, entre otros servicios. Tendrá dos torres horizontales que estarán articuladas con el San Rafael y otra torre más de 67 pisos.

Se estima que la construcción empleará a unas 1.000 personas durante 5 años y a unas 800 personas una vez que esté terminado el proyecto. Y, por un decreto del Poder Legislativos del Departamento de Maldonado, el 70 por ciento de los puestos de trabajo deben ser para personas residentes en el Departamento.

Posiblemente las imágenes actuales de las retroexcavadoras demoliendo el viejo hotel sean fuertes y produzcan incluso escozor. Pero cuando el nuevo fénix esteño resurja de sus escombros y cenizas, quedará en claro que el nuevo San Rafael brillará mucho más que su predecesor. Será, sin duda, la nueva postal ineludible de la ciudad.

La maqueta del nuevo San Rafael

Muerte y resurrección del Hotel San Rafael – Otras voces, otros ámbitos

Si bien la promesa de Giuseppe Cipriani sobre la reconstrucción exacta del mítico hotel esteño está vigente, hay varios vecinos de Punta del Este que no están para nada de acuerdo con la demolición del viejo símbolo de la ciudad.

Una enorme grúa, con una bola de demolición en la punta de una larga cadena golpeó la histórica estructura del Hotel San Rafael.

Y, con ese golpe, un símbolo esteño de más de 70 años de vida comenzó a desmoronarse a la altura de la parada 12 de la rambla Lorenzo Batlle Pacheco. Si bien el hotel estaba muy deteriorado por los ya muchos años sin el mantenimiento adecuado, los vecinos del barrio San Rafael en particular y los habitantes de Punta del Este en general sintieron que parte de su historia caía con la fachada del San Rafael.

Es que el hotel era parte de la memoria colectiva de la ciudad.En marzo de este año, la justicia desestimó un recurso de amparo presentado por el arquitecto Willy Rey que pretendía frenar la demolición.

Pero la desazón de los vecinos continuó: sienten que pierden uno de los símbolos de la ciudad, incluso cuando reconocen que el estado del San Rafael era muy malo. Ocurre que, en un principio, se había asegurado que se iba a restaurar como parte del nuevo emprendimiento del grupo Cipriani. Pero, por cuestiones estructurales de la futura obra, la restauración dejó de ser una opción válida y hubo que demolerlo.

Esta situación trajo aparejada la queja de muchos que no creían necesario llegar a esta decisión extrema. Su único consuelo es la promesa de la reconstrucción exacta del icónico hotel. Mientras tanto, penan en redes sociales, reuniones familiares y distintos sitios donde tratan de hacer oír su descontento. Algunos con más ingenio que otros. Como en este video realizado y subido a YouTube que, adaptando la letra del tema de Charles Aznavour, «Venecia sin tí», le canta con nostalgia al entrañable y querido hotel. Aunque, como se sabe, toda melancolía está llamada a perecer.

Temas Relacionados:

El comienzo de una nueva era